en Google en podologiaalicante.com

¿Eres supinador, eres pronador?
miércoles, junio 18, 2008, 01:20 AM


En plena vorágine de Eurocopa y a a sólo 52 días de los Juegos Olímpicos de Pekín, el deporte está más que presente en nuestras vidas, con miles de jóvenes corriendo y, por desgracia, lesionándose en algunos casos. A veces esas lesiones tienen su explicación en la forma de andar o correr y es que –aunque existan excepciones-, casi todos somos pronadores o supinadores en el apoyo del pie al movernos. Y tú ¿eres pronador o supinador?
¡Es lo último que algunas tiendas de deporte "especializadas", utilizan como reclamo para vender más zapatillas!
Dentro de poco al entrar a un restaurante el camarero nos detectará si somos hepáticos ó renales a la hora de excretar una cerveza.



Los pies son el principal soporte de nuestro cuerpo, aunque a veces los olvidemos.

¿Qué es pronación y qué es supinación?
La Pronación es un efecto fisiológico y necesario con el que el pie disipa parte de la carga que recibe en cada paso para adaptarse a las irregularidades del terreno, si no fuera por ese movimiento pronatorio nuestros pies sufrirían continuas fracturas, el problema reside cuando esa pronación está aumentada por encima de los parámetros fisiológicos, en ese caso hablamos de hiperpronación..

Por tanto se define la supinación como el efecto contrario, es decir cuando hay una ausencia o disminución del efecto pronatorio fisiológico, ofreciendo un apoyo por la parte externa del pie. El pie pronado suele llevar asociado un aplanamiento de la bóveda o arco plantar, es frecuente encontrarlo en los niños en su primera infancia motivado por la laxitud ligamentosa que presentan, hablamos entonces de pie plano-valgo que normalmente evoluciona hacia la normalidad.

“un pie normal o fisiológico" es aquel cuyo apoyo comienza por la parte externa del tobillo ejerciendo a continuación una discreta pronación por parte del mediopié y despegando el antepié entre el 1º y 2º metatarsiano. El apoyo medio del pie ha de corresponder al 1/3 total del ancho de la huella plantar.

Recomendaciones y cuidados

Como siempre, poniendo de nuestra parte podemos evitar las lesiones propias que surgen por no prestar atención a este efecto fisiológico de la carga en los desplazamientos. Por ejemplo, los podólogos deportivos recomiendan siempre evaluar el terreno donde se realice la actividad deportiva, y se recomienda generalmente la tierra de los parques al ser suelos “más” blandos en lo que se refiere a absorción de impacto. Calles y aceras son terrenos desaconsejados por su dureza, y en el extremo contrario y por blando, también se recomienda no correr por la arena de la playa, que absorbe bien los impactos pero provoca pérdida de estabilidad.

A la hora de elegir zapatillas también hay que ser cautos, se recomienda un calzado capaz de amortiguar bien los impactos, proporcionar estabilidad, sujeción y que se adapte a nuestra manera de correr.

Otro punto importante, que siendo obvio casi nadie respeta, es el uso de diferentes zapatillas según el deporte que se vaya a realizar. No se necesita el mismo calzado para correr por el parque que para jugar al pádel. Es tan incongruente como hacer senderismo con botas de fútbol..[more]

Comentarios