en Google en podologiaalicante.com

¡Cuidado si te duele el talón! Podrías tener alto el colesterol
jueves, junio 19, 2008, 02:25 AM

El dolor en el tendón de Aquiles puede ser signo de tener el colesterol excesivamente elevado.
El tendón de Aquiles no siempre duele debido a un esfuerzo muscular excesivo, un mal movimiento o un esguince en el pie. Cuando este ligamento presenta molestias durante tres días o más, puede ser un signo de que se ha heredado una tendencia familiar a tener el colesterol excesivamente elevado.


Algunas personas, alrededor de una de cada cuatrocientas en la población, presentan unos niveles de colesterol tan elevados en su sangre que llegan a duplicar o triplicar las cifras normales en la mayoría de la gente, lo que pone en peligro su vida; generalmente, se debe al trastorno denominado hipercolesterolemia familiar.

Si ya resulta sorprendente que una persona pueda vivir -aunque sería más exacto decir “sobrevivir” debido al elevado riesgo cardiovascular que tienen- con unas cantidades tan elevadas de colesterol en su organismo, más sorprende aún la forma en que esta enfermedad puede “avisar” de su presencia: a través del dolor persistente en los talones.
Un talón de Aquiles doloroso puede ser una señal de que se ha heredado la tendencia a tener el colesterol elevado y se sufre un tipo de hipercolesterolemia familiar denominada “heterocigota” o HeFH, según investigadores del Reino Unido.

El autor principal de la investigación, el doctor Paul N. Durrington, del hospital Manchester Royal Infirmary, cree que un amplio reconocimiento del vínculo entre las molestias en este tendón y la HeFH puede conducir a un diagnóstico más temprano de este trastorno genético, que se debe a la mutación de un gen que controla la retirada de los lípidos de la circulación sanguínea.

"Los niveles del colesterol están duplicados en la persona desde su nacimiento, y si ello no se trata lleva a enfermedad coronaria muy temprana, por lo que un diagnóstico y tratamiento precoces son vitales", según el investigador británico.

Una de las consecuencias de no tratar este tipo de hipercolesterolemia consiste en que el colesterol no sólo se deposita en las arterias, sino también en ciertas partes de los tendones, lo cual puede ocasionar la hinchazón e inflamación dolorosa del tendón de Aquiles, situado en el dorso del tobillo.


Comentarios