en Google en podologiaalicante.com

Sanidad busca un virus en 100 niños de una guardería tras una epidemia de onicomadesis
miércoles, junio 25, 2008, 07:18 AM

El hospital La Fe hará los análisis para detectar la infección.
Cien niños de una guardería de Valencia acudirán entre hoy y mañana al hospital La Fe para someterse a una serie de pruebas que permitan detectar la presencia de un virus que ha ocasionado una epidemia de onicomadesis en el centro escolar, según informó a Levante-EMV un portavoz de la Conselleria de Sanidad.
Salud Pública ha notificado que son once los niños de tres años afectados por esta enfermedad aunque los análisis de sangre y las pruebas dermatológicas se harán a un centenar de menores.
La onicomadesis es una inflamación exudativa del epitelio ungueal que provoca la caída de las uñas sin que haya continuidad con la nueva que empieza a crecer. En términos más sencillos, este tipo de alteración consiste en que la uña empieza a despegarse desde la raiz saliendo a continuación una uña nueva.
Los primeros casos se detectaron la semana pasada. Y el viernes, técnicos de Salud Pública se reunieron con los padres de los niños afectados para porporcionarles información sobre la enfermedad y orientarles sobre el tratamiento que había que dar a los niños.
Este tipo de alteración, que remite de forma espontánea, puede estar ocasionada por un virus (Coxsackie) o por un enterovirus, según indicaron fuentes oficiales.



La onicomadesis es una infección propia de los pies y en este caso, los técnicos sospechan que el itinerario de contagio de los menores ha sido pie-boca-dedos y que éste se ha producido por succión.
De un niño al resto
El virus ha podido expandirse en el centro escolar a partir sólo de un niño que se habría podido convertir en la fuente de contagio del resto de los compañeros, habida cuenta de que en una guardería los menores intercambian sus propios objetos personales, como chupetes, con mucha facilidad.
Estudio de control
La conselleria ha incluido a todos los menores de la guardería en el estudio de control para conocer la incidencia de la infección con todo detalle y ordenar los tratamientos oportunos, que en este caso serían tópicos, ya que bastaría con la aplicación específica de una crema si la lesión no remite de forma natural y espontánea.
Fuentes médicas consultadas por este periódico indicaron que enfermedades febriles agudas como la escarlatina, la septicemia, la gripe y la neumonía entre otras, así como las intoxicaciones con bromo, por ejemplo, y los traumatismos ligeros, pueden ocasionar a menudo la pérdida de una o varias uñas.
Los padres acudirán con los menores al centro hospitalario en diferentes tandas, según indicó la conselleria a fin de que las pruebas se puedan realizar a los niños con la mayor comodidad.
Los estudios epidemiológicos intentarán conocer también la fuente origen de esa infección que se ha extendido en unos días por todo el centro escolar.

"En las uñas aparece un surco transversal, de punta a punta (las llamadas líneas de Beau), que se va desplazando hacia la punta a medida que la uña sigue creciendo desde su lecho", explica Fonseca. "El problema no suele tener trascendencia, y la uña recupera su crecimiento normal cuando la causa que ha provocado la onicomadesis desaparece".
Reunión con los padres

El pasado viernes se celebró una reunión con los padres de los niños y niñas de la escuela infantil a los que comunicaron cual era el problema y las medidas que se iban a adoptar, como análisis de sangre y pruebas dermatológicas (que se harán por tandas en el Hospital La Fe).

Las mismas fuentes han señalado que al tratarse de un virus el único tratamiento posible es tópico para la reparación de las uñas y han indicado que se trata de un problema que remite "espontáneamente, no deja secuelas y las uñas vuelven a crecer de forma normal".

Salud Pública ha decidido que todos los niños de la Escuela Infantil, cerca de un centenar, sean sometidos al análisis sanguíneo para descartar en ellos la presencia del virus, ya que algunos pueden ser portadores aunque aún no lo hayan desarrollado.

La Conselleria ha indicado que, en principio, la escuela infantil seguirá abierta, ya que el foco del virus se encuentra en los propios niños y no en las instalaciones escolares.

Todo indica que el origen del foco podría estar en un solo niño, que se habría convertido en la fuente de contagio para el resto de compañeros. Los técnicos de Sanidad sospechan que el contagio al resto se habría producido vía pie-boca-dedos; debido a intercambio de objetos personales, juguetes y chupetes de los niños.




Comentarios